lunes, 25 de marzo de 2013

Convocatoria: Asamblea de estudiantes

El viernes 5 de abril a las 18.30hs en el hall del 3º piso tendrá lugar una asamblea del claustro estudiantil de la carrera de Artes, de cara a la elección del director/a del Departamento.

Dejamos un breve material de difusión centrado en esta cuestión.



Claustros y estructuras de gobierno


Claustros
Claustro de Profesores: Está compuesto por profesores regulares (titulares plenarios, titulares y asociados y adjuntos), siendo excluidos de esta categoría todos los otros docentes (jefes de trabajos prácticos, interinos y ayudantes de primera y segunda).
Claustro de Graduados: Está compuesto aquellos docentes excluidos de la categoría de “Profesores” (jefes de trabajos prácticos, interinos y ayudantes de primera, sean o no egresados de la carrera) y por los graduados egresados de la carrera empadronados.
Claustro de Estudiantes: Está compuesto por los estudiantes regulares.

Estructuras de gobierno de la UBA 
En la actualidad, la UBA posee una estructura piramidal que concentra la mayor parte de su poder en su cúspide. La misma está conformada por :
una Asamblea Universitaria  a la cabeza (compuesta por los miembros del Consejo Superior y de los Consejos Directivos de las Facultades, presidida por el Rector de la Universidad ),
el Consejo Superior (compuesto por el Rector, los Decanos de las Facultades, cinco representantes por el claustro de Profesores, cinco por el claustro de Graduados y cinco por el de Estudiantes; también presidida por el Rector),
el Rector,
los Consejos Directivos de cada Facultad (compuesto por ocho representantes del claustro de Profesores, cuatro del claustro de Graduados –al menos uno de ellos, docente- y cuatro representantes del claustro de Estudiantes),
los Decanos de cada Facultad.


         La Facultad de Filosofía y Letras, entre otras,  tiene Juntas Departamentales por carrera, que eligen y son presididas por un Director de la carrera. Las Juntas Departamentales son un órgano de carácter consultivo del Consejo Directivo y están compuestas por cuatro representantes del claustro de Profesores, tres del claustro de Graduados y tres del claustro de Estudiantes, cuyos cargos son votados cada dos años. La Junta Departamental tiene como fin asesorar al Consejo Directivo sobre lo que respecta a la carrera; esto quiere decir que la Junta puede elevar dos dictámenes (por mayoría y por minoría) y el Consejo podría optar por el dictamen por minoría si así lo creyera necesario.
         El primer acto tras la constitución de una Junta Departamental es la elección del Director de la carrera, quien pertenece al claustro de Profesores, o, excepcionalmente, al claustro de Graduados (siendo requisito mínimo ser JTP regular para aspirar al cargo). A partir de 2011 y gracias a una resolución de Consejo Directivo impulsada por los sectores estudiantiles, la elección de los Directores se realiza durante el período lectivo. Este gran avance permitió que no sólo que los representantes puedan consultar a sus respectivos claustros sino que evitó que estas decisiones de gran importancia para la comunidad académica en su conjunto se lleven a cabo cuando gran parte de ella no se encontraba presente o informada.
         Además de los representantes por claustros y el Director, los Departamentos cuentan con un Secretario Académico y un Secretario Administrativo. El Secretario Académico es, al igual que el Director, un puesto político y pertenece al claustro de Graduados. La duración de su gestión, al igual que ocurre con los representantes y el Director, es de dos años. El Secretario Administrativo, por su parte, es un no docente cuya designación no está ligada a la Junta Departamental, al Director o al Secretario Académico.


Sobre la conformación de las Juntas Departamentales
        La conformación de los órganos de cogobierno de la Universidad de Buenos Aires ha sido tema de debate y controversia en las distintas esferas de la comunidad académica. La conformación actual de las Juntas Departamentales de nuestra facultad no ha escapado a los mismos; las Juntas reproducen al menos dos vicios de dichos órganos: la división de los docentes en dos claustros (“Graduados”, por un lado, y “Profesores”, por el otro) y la sub-representación estudiantil.
        El claustro de Profesores está compuesto por profesores regulares (titulares plenarios, titulares y asociados y adjuntos), siendo excluidos de esta categoría todos los otros docentes (jefes de trabajos prácticos, interinos y ayudantes de primera y segunda) y posee cuatro representantes; en la carrera de Artes. Por su parte, el claustro de Graduados está compuesto aquellos docentes excluidos de la categoría de “Profesores” (jefes de trabajos prácticos, interinos y ayudantes de primera, sean o no egresados de la carrera) y por los graduados egresados de la carrera empadronados y posee tres representantes. El claustro de Estudiantes está compuesto por los estudiantes regulares y tiene tres representantes.

         Los primeros afectados por la falta de concursos son los propios docentes, ya que el interinato de sus cargos supone una precarización de su puesto laboral. La falta de concursos está ligada, en primera instancia, al ahogo presupuestario del que es víctima la UBA; en segunda instancia, a la voluntad política de las autoridades de turno en sustanciar o no un determinado concurso. Sin embargo, la precarización laboral de los docentes no afecta únicamente a éstos, sino también a quienes formamos parte de la comunidad académica en calidad de estudiantes o miembros de grupos de investigación.         
         Sostenemos que la división de claustros en la propia comunidad docente supone la creación de docentes de primera categoría (“Profesores”) y docentes de segunda categoría (“Graduados”) cimentándose más en un criterio político y burocrático que sobre un criterio académico. En el marco de las Juntas Departamentales, el claustro de Profesores, con sus cuatro representantes, posee una representación mayor -tanto de manera nominal como proporcional- que los claustros de Graduados y Estudiantes.

Sobre la elección del director

         La elección del Director de la carrera -y su Secretario Académico- está lejos de escapar a las lógicas antidemocráticas antes mencionadas. Esta votación es llevada a cabo únicamente por los diez representantes. Consideramos que la actual forma de elección reproduce la lógica de una elección casi secreta, pensada para dirimirse dentro de cuatro paredes sin el conocimiento ni la participación de la comunidad académica en su conjunto.         
         En numerosas ocasiones, los distintos candidatos no han presentado programa alguno de gestión. Esto podría dar cuenta de un triste realidad: en la elección de los directores ponderan más los nombres que los programas y proyectos. La decisión política de no difundir programas ni relizar debates abiertos a la comunidad académica da cuenta de que la misma elección es una pantomima de un acto electoral: siendo la correlación de fuerzas favorable para uno u otro sector o candidato, deciden suprimirse cualquiera de estas instancias. Con esto, aquellos que ostentan estas mayorías, deciden activamente eliminar cualquier necesidad de consenso y debate con los demás sectores, incluso si esto supone obviar por completo la opinión de un claustro en su totalidad. Ignorar las necesidades de un claustro en su conjunto sólo puede llevar a la anulación de sus reclamos y necesidades.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Dejanos tus comentarios